Kankyukyojaku – Lo lento, lo rápido, lo fuerte y lo débil.

Hace ya ocho meses del accidente y de la cirugía para el implante ortopédico del brazo. He mejorado mucho y recuperado movilidad, extensión y flexión del brazo. Los dolores son continuos. Es como una molestia permanente, de contracturas profundas y músculos adheridos trabados entre sí, mas por efecto de la manipulación quirúrgica necesaria para el implante que por el daño directo. He regresado a mi pacífico trabajo como docente, pero mi alta médica no ocurrirá hasta la evaluación final al cumplirse un año del accidente. Hasta entonces sigo bajo controles médicos y con terapia de rehabilitación.
Como consecuencia de todo esto, y pese a los deseos íntimos de proyectar una continuidad en la práctica, sé que el regreso a la práctica de Aikido está descartado. Tan solo me queda verlo desde fuera del tatami.
Pero una de las muchas cosas que me regaló el Aikido fue el ponerme en contacto con el Iaido. Fue pura casualidad, dicho de otro modo puro destino en el Camino.
Mitsunari Kanai sensei

Mitsunari Kanai sensei

De  los dos dojos de Aikido que existen en mi pueblo-ciudad, ambos son parte del Sansuikai International bajo la supervisión de Yamada sensei, pero solamente  uno incluye Iaido como parte del Kiyoikaze de Mitsunari Kanai sensei, hoy bajo la supervisión de Berthiaume sensei. Y es ésta la relación siempre tan cercana del Aikido y del Iaido que en mi caso me permitió entrar en contacto con este Camino.
Entre mis horarios laborales al regreso de mi licencia médica y mis limitaciones, tan sólo pude visitar el dojo de Iaido una única vez en estos meses. Pero sí pude participar del seminario que Corbal sensei (ASA) desarrolló el pasado mes de septiembre. No sabía qué me esperaba, qué sería capaz de hacer. Llevé adelante dos días de seminario, con sesiones de una hora y media de práctica. Estaba-estoy-muy oxidado, las contracturas, la inflamación de los músculos y el dolor no ayudan, los nervios desde el principio me hicieron pasar momentos tensos y cometer errores innecesarios incluso para un novato como yo mismo. El Iaido es, básicamente, el arte marcial japonés del envaine y desenvaine de la katana. Reunir “error” y “katana” en una sola acción puede ser peligroso. Pero salí airoso y sin daño. Abandoné mis errores groseros de reinicio principiante y pude enfocarme en la práctica, en la autocorrección, con el apoyo y la guía de Corbal sensei. Estoy agradecido.
Como parte de ese agradecimiento estas semanas luego del seminario las dediqué a reflexionar acerac de mi propia práctica. Ahora que toda mi atención y esfuerzo estará dirigido hacia el Iaido, necesito posicionarme cabalmente en lo que estoy haciendo. Y comprender.
Repasando mis anotaciones, leyendo y estudiando mientras recupero las enseñanzas del seminario y me propongo retomar la práctica del Iaido regularmente; un aspecto ha emergido por encima de todos los demás. Kankyukyojaku.
Kankyukyojaku  refiere a los extremos de las características de movimiento y postura. Kan (緩) lento – Kyu (急) rápido – Kyo(強) fuerte – Jaku (弱) débil. Duro/suave, rápido/lento, débil/fuerte, etc. Hace referencia a como la acción inicia lentamente y suavemente para acelerar y endurecerse hasta el punto de máxima velocidad/dureza al momento del corte. En igual sentido se refiere a presionar hacia delante y a sostener hacia atrás.Es en cierto sentido para mí, una síntesis totalizadora de la práctica de Iaido. Del mismo modo que Shohato – Primer desenvaine, es la síntesis de Muso Shinden Ryu – Shoden (Omori Ryu) y es este el sitio   donde siempre regreso para comprender qué estoy haciendo y hacia dónde me dirijo con mi práctica.
Lo lento, lo rápido, lo fuerte y lo débil.
Más allá de mis limitaciones tengo un sendero por recorrer en este Camino. Se abre ante mis pasos un nuevo tipo de aprendizaje y la opción de profundizar la matriz  del Arte: Cortar el Ego. Cuando se desenvaina, se utiliza. No es un acto caprichoso, no se realiza sin razón. Nunca se desperdicia nada, solamente hablando sobre lo que se hace. Siempre se está atento a los movimientos de la katana. Porque no se puede olvidar que la katana también está atenta a los movimeintos que se realizan.  Y no fue forjada para ser usada por la boca.
Uno confía en los otros porque en primer lugar confía en sí mismo.