Se termina un año, empiezan las esperanzas del que arranca (cont.)

Y así comenzado este año 2016 quedan esperanzas y sueños por desplegar.

Siempre hay algún otro sitio al que se sueña llegar y estar.

Camino de Invierno

Camino de Invierno

Camino de Invierno. Camino de Santiago, España

El Camino de Santiago es una ruta de peregrinación desde la Edad Media. La ruta más conocida y turística es el denominado Camino Francés. Pero existen otras rutas, el Camino del Norte, el Catalán, el de la Vía de la Plata y el de Invierno. Y éste último es uno de los menos conocidos. Ideal para realizarlo, justamente en invierno.

Transiberiano

Transiberiano

Transiberiano. De Europa a Extremo Oriente Asiático, Rusia

Me fascinan los trenes. Y este es uno de los grandes viajes en tren. Cruzar la taiga, Siberia y en invierno. Navegando en una estepa de nieve y frío.

Al final del trayecto se puede optar por dos alternativas: Beijing vía Mongolia o alcanzar Vladivostok y de allí cruzar en ferry a Japón.

Soñando con Viajes

Soñando con Viajes

Viajar es una necesidad de aprendizaje y de renovación de vida. Un modo de amar y de conectar con el poder de la propia experiencia en el mundo.

Pero, mientras tanto sigo por aquí.

Ahora estoy aquí

Ahora estoy aquí

Hasta que vuelva a armar la mochila…

Se termina un año, empiezan las esperanzas del que arranca

Todos los años pasa lo mismo: es una fecha más, pensamos que solo es el 31 de un mes de un calendario inventado, tan arbitrario como cualquier otro. Sé que no lo es, por algo me preocupé en estos últimos meses porque esta sea la primera vez que estoy pensando estas cuestiones y no me sorprenda trabajando, convaleciente o algo parecido; pero sí pensando en que es lo que voy hacer. Se va terminando la agenda y nos volvemos locos por hacer en unos pocos días cosas que durante el resto del año quizás ni pensamos. Hablar con este, juntarse con aquel, todo puede suceder sin mayores consecuencias cualquier otro día, pero no, queremos que sea sí o sí antes que se termine el año. Somos bichos raros.
El 31 a la noche, faltando unos segundos para las 12, deberíamos salir con el pasaporte y dar una vuelta a la manzana con la mochila al hombro; por cábala, por ritual exorcista. Hay gente que cumple con estas tradiciones, supuestamente. Ya recorrí un buen número de países, así que no me genera mayores sentimientos de ansiedad el marcar tildes en una lista de cosas-compromisos por hacer; hoy el interés pasa por asegurarse un mapa para marcar destinos más que un almanaque colgando en la pared.
Entonces, a falta de las doce uvas (en España) o el plato de lentejas (en el norte de Italia) voy a pensar en voz alta y sobre la posibilidad de planificar soñando, deseos con nombre de destinos, porque el deseo es al fin y al cabo, uno sólo pero doble: viajar y aprender.

Himalaya

Himalaya

Circuito del Annapurna, Nepal
El trekking del Annapurna, un largo camino de unos 150 km por el Himalaya, en Nepal. Debo haber dedicado cerca de un par de años de investigación allá a los principios de los 90’s. Me había estudiado las opciones, los pueblos, los caminos y sus variantes, las altitudes de cada paso…quería hacer el recorrido más largo posible, planeaba que fuera una parte de un Gran Trekking en las montañas del Himalaya. Nepal, India, China, Sikkim, Ladakh y Bhutan. Eterno, que no terminara jamás. Bueno, como muchas veces sucede con los planes, nunca comenzó. Ni siquiera llegué a pisar Nepal. Ni Asia. El Camino decide por uno; nunca cuestiono sus razones sabias y misteriosas.

Méxicio, DF

Méxicio, DF

México
Comida, tierra, historia y el cálido sentimiento de la amistad perenne. México es un país onírico… o una tierra-sueño, una ensoñación. Así como Chile es una tierra poética, México es un sueño que me acompaña desde la infancia. Familia, amigos, sueños, historias, relatos viajeros y experiencias de vida; ya me cuesta separar entre lo soñado, lo relatado, lo leído y lo vivido; casi es un encantamiento más bien. Todos los viajeros conocidos que fueron con este rumbo en su compás, allí quedaron, ensoñados. Experiencia profunda y movilizadora, nadie vuelve, todos se instalan y sonríen felices. Algo tiene y hay que averiguarlo.

Japón

Japón

Japón
Una conexión fortísima. Sensibilidad y extrañamiento. Artes marciales, akido, iaido y el zen. Realizar las prácticas en la tierra que las vio nacer; peregrinaciones y recorridos por sendas profundas y milenarias; conectar con la experiencia de la niñez para comprobar si el sueño fue sueño o realidad soñada. Quizás una de las realidades que más conocemos virtualmente. Todo sobre Japón, su historia, su cultura magnífica y concentrada en los pocos kilómetros que abarcan sus islas tan diversas. Un destino tabú por el costo, pero como siempre, sabemos que hay otras maneras.

Invierno en la Patagonia

Invierno en la Patagonia

Patagonia, Argentina
Patagonia Austral y Tierra del Fuego, Canales y Glaciares. Un poco más del recorrido por casa que se ha postergado años, un poco más lejano quizás en los planos mentales que en los materiales, ¿quién lo sabe? Lo que más atrae a está al sur del sur. ¿Cuenta haber vivido en Bariloche la mitad de tu vida para que sea algo tan cercano y tan lejano a la vez? Todo cuenta, ¡pero quiero más! Y qué interesante sería poder hacerlo a otro pulso, a otro tempo, caminando sin fechas límite ni planes, en otoño fuera de temporada turística por ejemplo. No sólo sueño con viajes, sino también con formas de viajar.

Isla de Pascua

Isla de Pascua

Isla de Pascua, Chile
¡Pero sí, Chile está más cerca que Buenos Aires! Sí, pasa que fueron viajes y muchos por unas pocas regiones cercanas a Bariloche; unos pocos días hace años y solamente por el Norte Grande bajando hacia el sur, que fue una inolvidable manera de terminar el viaje de la Vuelta a la América del Sur. El deseo de la Isla de Pascua es metáfora y símbolo de cualquiera de las islas a lo ancho del Pacífico, pero también es Chile. Tengo amigos en Santiago a los que prometí visitar, amigos-familia en los Lagos y en los Ríos; hay rincones de la Patagonia que sueño conocer y un gran proyecto pendiente: cruzar la cordillera zigzagueando por los pasos de montaña; yendo y viniendo entre Chile y Argentina.

Nórdica

Nórdica

Nórdica
Tengo una fascinación con las tierras escandinavas y nórdicas. He visitado Islandia y Finlandia, pero me interesa conocer más; llegar a Noruega, Suecia y Dinamarca; pasear por las islas del norte y recorrer Laponia. Quizás sea la identificación con el frío, la nieve y la idea de hogar patagónico que la sola mención de un invierno nórdico me estremece de felicidad. Pisé Islandia a fines de un noviembre y supe, inmediatamente, que podía considerar la isla mi hogar. Si en ese instante me hubieran indicado que me quedara a vivir lo hubiera hecho. Estaba en casa. Por eso he de regresar. Y no me importa que sea invierno. El calor del verano no es un requisito para viajar hasta aquellas tierras.
Escribo sobre sueños y deseos, que seguramente se harán realidad, quizás no en los próximos meses muy probablemente no, pero están en mi camino. Utilizo sueños e imágenes que no me pertenecen, que son de la familia cosmopolita y viajera, de mis amigos de la vida, con quienes día a día aprendo cómo sentir otras experiencias, cómo conectar para que cada cosa suceda o no y así está siempre bien, para conocer y admirar las distintas formas de vivir y de viajar. Con los amigos que son familia y con cualquiera que ande leyendo estas líneas, brindo por la vida, las experiencias, los aprendizajes y por los kilómetros por venir; que son las únicas cosas de a miles que verdaderamente hacen rica a la vida.