Inicio

En la búsqueda de fusionar el Ser y la Existencia es Nada. Encontrando un sitio para aquellas cosas que van quedando fuera de otros lugares, otros territorios y referencias. Porque todo existe en interdenpendencia y está conectado, este es el sitio para reunir aquello que busca un sentido. Porque la historia se cuenta al final.

“La noble lucha del Gutardorerrero.

El Budo es la via del guerrero: Reagrupa el conjunto de las artes marciales japonesas. el Budo ha profundizado de manera directa en las relaciones existentes entre la ética, la religión y la filosofía. su relación con el deporte es muy reciente. Los textos antiguos consagrados a el conciernen esencialmente a la cultura mental y la reflexión sobre la naturaleza del Yo: ¿Quién soy yo?
En Japonés Do significa la vía. ¿Cómo practicar esta vía? ¿Por qué método se la puede obtener? No se trata solamente del aprendzaje de la una técnica, de un wasa, y aun menos de una competición deportiva. El Budo incluye artes marciales como el Kendo, el Judo, el Aikido, y el Kyudo (tiro con arco) Ya que el Budo no se trata solamente de competir, sino de encontrar paz y de dominio de sí.

Por consiguiente Do es la Vía, el método la enseñanza para comprender perfectamente la naturaleza del propio espíritu y del propio Yo. Esta es la vía del Buda, la Butsu Do, que permite descubrir realmente la propia naturaleza original, despertarse del sueño del ego adormecido (nuestro estrecho yo), y alcanzar la más alta y la más total de las personalidades.

En Asia esta vía se ha convertido en la moral más elevada y en la esencia de todas las religiones y de todas las filosofías. El Ying y el ang del Yi-King o la “Existencia es nada” de Lao Tse, se encuentran sus raíces.

¿Qué quiere decir esto? Que se puede olvidar el cuerpo y el espíritu personal, alcanzar el espíritu absoluto, el no-ego. Armonizar, fusionar El Cielo y la Tierra: el espíritu interior deja pasar los pensamientos y emociones. Es libre de su alrededor. El egoísmo es abandonado. Tal es el origen de las filosofías y de las religiones en Asia. El espíritu y el cuerpo, lo exterior y lo interior, la sustancia y los fenómenos: estos pares no son dualistas ni opuestos, sino que forman unidad sin separación. Un cambio, sea cual sea, influencia siempre todas las acciones, todas las relaciones entre todas las existencias. La satisfacción o la insatisfacción de una persona influencian a todas las demás personas. Nuestras acciones personales y las de los demás están en relación de interdependencia.”
El Zen y las Artes Marciales
Ven. Maestro Zen Taisen Deshimaru Roshi

Anuncios