#30díasDeEscritura – Días 26 al 30

#30díasDeEscritura – Días 26 al 30

#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día26RopaDeDía‬
Había terminado mi jornada en la Universidad, no quería regresar temprano a la habitación que alquilaba en la casa de familia en Fallowfield. Y además era el primer día de práctica del año académico.
Como salí de la oficina fui directo al centro de deportes, a unas pocas calles de distancia.
Así como estaba, de ropa de día sin keikogi, llegué hasta el salón de práctica, me descalcé y pisé el tatami por primera vez.
Mi primer día de aikido.
Lo había encontrado, me había alcanzado, me había re-encontrado.
La búsqueda había terminado.
Ph. Sarah Sensei.

‪#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día27Sonidos‬
Pese a ser una ciudad no ha dejado de ser un pueblo. La impronta de la naturaleza que en todo está presente, no permite a la ciudad dar la espalda a su lado salvaje.
Por cierto que ayuda el hecho de estar rodeados de un Parque Nacional, el lago y las montañas abren el acceso a la ciudad a aves salvajes. Una vuelta por las calles del centro permite escuchar a bandurrias australes que posadas en los techos de los edificios mantienen una competencia sonora con chimangos, gaviotas errabundas y teros defensores de territorios.
Pero nada resulta tan característico como el “tec-tec” de las bandurrias, en parejas entonan duetos de un sonido tan único con sus picos.
Y entre ellos, los perros del barrio y los vehículos al pasar acompañan a la naturaleza salvaje en pleno corazón de la ciudad.
Ph. fotonat.org

#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día28SaltoTemporal‬
7 de Febrero de 2516.
Lo que comenzó como una búsqueda de nuevas perspectivas en una vida gris, deprimente, previsible y rutinaria ha terminado en un naufragio.
La puerta por la que saltamos en el tiempo ya no está.
Desapareció.
Solo vemos el mismo hermoso paisaje que nos deslumbró al llegar.
Solo podemos dejar esta carta por si alquien vuelve a saltar en esta misma posición…y tiempo.
No sabemos dónde estamos.
En algún lugar del hemisferio sur a alta latitud en alta montaña. Eso deducido por las estrellas y constelaciones que podemos observar por las noches.
Es verano, pero pronto llegará el invierno y deberemos procurarnos un refugio y un medio de vida que nos sustente.
Ehruji no lo ha soportado y se ha dejado llevar en menos de dos días.
Fioern y yo no sabemos muy bien qué podemos hacer. Pero no nos queda mucho tiempo más para actuar. O desaparecer.
Y lo peor es que nada de lo que conocemos aquí existe. Nuestra realidad se ha evaporado con el salto.
Mi vista es muy mala y apenas puedo leer lo que escribo, cuando jamás he tenido dificultad visual. A todos nos han asaltado dolores, molestias y malestares que jamás habíamos vivido en nuestras existencias. Creo que fue eso lo que finalmente le arrebató la vida Ehruji, no soportó pensar que tendría que sobrevivir inmerso en dolores para los cuales jamás tuvo experiencia alguna. Nuestros cuerpos parecen haber soltado toda seguridad, perfección y bienestar. Ahora tenemos una vida salvaje. Libre, inesperada e incesante. Pero duele.
Habrá que vivir.
Recordemos que para eso vinimos en primera instancia.

#30díasDeEscritura
#Día29FuturoLibro

Título: “La Peregrinación del Tatami”
Capítulo 13: “Deambulando por Kyoto”

***Fragmento***

“…Pese a ser mi interés primario en todo este viaje, la llegada a la ciudad se pospuso lánguidamente en medio de sucesivos desvíos y recorridos laterales. Con un plan abierto y muy flexible programación, mi vagabundeo me había llevado a Nagoya, a las montañas de Nagano, los templos de Kumano y tan al norte como Hokkaido, pero nada parecía decidirme a entrar a la ciudad y buscar mi destino tal como me lo había establecido y que daba razón para hacer el viaje.
Mapas, libretas de notas, guías, apuntes y todo tipo de aplicaciones para no perderse en los laberintos urbanos de la ciudad y sin embargo no los estaba usando. Un placer profundo y lento me empujaba a deambular perdido por calles con carteles que incluían versiones en rômaji, la traducción al alfabeto latino de los nombres escritos en kanji, de las calles y sitios por los que pasaba como quien se sorprende de haber despertado al otro lado del mundo sin saber muy bien cómo llegó hasta allí.
Unas chicas, entre adolescentes y universitarias ¿qué edad pueden tener? es indescifrable, me saludan por mi nombre: ガブリエル, que suena Gaburieru. Con risas y la alegría infantil de saber el nombre extraño de un extranjero que vagabundea por las callejuelas de su barrio. La sorpresa me sacude de mis pensamientos y recuerdo que llevo bordados los kanji de mi nombre en mi equipo. Devuelvo el saludo a estas risueñas vecinas mientras desaparecen entre los laberintos urbanos.
Dos giros más, igual de estocásticos que todos los anteriores y doy de lleno con mi destino. Cara a cara. Y ni siquiera estoy seguro de haber querido llegar hasta aquí, después de tanto trasiego a lo largo de los años. Sin mapas, sin guías, sin ayuda o mejor con toda la ayuda del Universo, estoy aquí. Es evidente que no necesito ninguna confirmación más. Ya llegué.”
‪#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día30Final‬
“Caminante
Será ese mi nombre.
Primeros chubascos de invierno.”
tabibito to / waga na yobaren / hatsushigure
Matsuo Bashô
Gracias por llegar hasta aquí con la lectura.

Grabado_CLAIMA20151228_0232_39 Matsuo Basho

Matsuo Bashô

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s