#30díasDeEscritura – Días 6 al 10

Días 6-10
#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día6UnaPesadilla‬
No suelo tener pesadillas. Las he tenido, muy raramente han sido recurrentes. Las pesadillas no me persiguen. Pero algunas son muy potentes.
“Al regresar de la anestesia, el cirujano ortopédico me llama por mi nombre y me pide que mueva mi mano y mis dedos. Poco a poco vuelvo a la conciencia y el dolor me invade.
-Necesito que muevas los dedos de la mano-me repite, sé que necesita saber si los nervios del brazo están sanos y funcionando.
Al daño de la herida por arriba del codo se suma la intervención quirúrgica, el implante ortopédico y una profunda remoción de tejidos, músculos y huesos. Dolor profundo, óseo.
No hay más anestesia ni tampoco analgésicos. Estoy consciente, con capacidad de movimiento voluntario. Duele.
Muevo los dedos, tamborileo sobre la mesa de operaciones y siento sus manos buscando la sensibilidad de la mía.
-Me duele, me duele. Siento la mano y los dedos, puedo moverlos. Dame algo…-logro balbucear.
Tras la salida del quirófano me bajan a la habitación con analgésicos, antiinflamatorios y sedado. Es casi medianoche. Han pasado horas en el quirófano; comienza la noche bajo los efectos colaterales de la anestesia y con ella la pesadilla.
Siento la boca empastada en una mezcla de mucosidad, sangre y los medicamentos. El entubamiento me ha lastimado. Es lo menos importante. El dolor es permanente. Me saca y me trae a la conciencia.
-Me duele, me duele- es mi letanía entre sueños durante las largas horas de la noche y madrugada.
En los momentos que caigo casi desmayado por el dolor, el cansancio y el efectos de los fármacos, se instala la pesadilla.
Un rápido y vertiginoso viaje a través de un túnel oscuro e inquietante, rostros extraños, imágenes que no logro identificar. Sé que no se pueden evitar, solo resta no prestarles tu atención y no alimentarlas con la energía de tu consciencia. Solo resta mantenerse en el centro del oscuro túnel, avanzar y no detenerse; no mirar a los lados no prestar atención a nada. Por momentos el dolor desaparece ante la inmensa presencia de la angustia que generan las imágenes.
Hacia el final de la pesadilla también el túnel veloz se va desacelerando y pierde negrura. Comienza la claridad y esa imagen me recuerda otra muy parecida de cuando era pequeño, entre dos y cinco años. Veo la claridad que aumenta, las imágenes desaparecen, tengo la percepción subjetiva de la calma que aumenta y, al mismo tiempo, me veo a mí mismo ahí de pie frente a la luz y la claridad. Pero con esos pocos años.
Me duermo.
Ya terminó la pesadilla luego de horas.
Sigue doliendo.”

cropped-10006985_657517077631107_9083035169801556465_n

Saliendo

#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día7UnaHistoriaSeisPalabras‬
Origami Hakama
Primera Vez al Vestir

999971_116873015357139_7160036555300595359_n
#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día8UnaFotoUnContexto‬
Un instante, el justo y necesario para responder a la orden “rei” que indica el inicio del movimiento del kata. Coordinación, sincronicidad al deslizar la mano sobre la tsuka-la empuñadura- y comenzar el acompañamiento con el movimiento del resto del cuerpo. Ni antes ni después. Despegar los empeines del suelo desde la postura de seiza, apoyar los dedos en el tatami y empujar la coronilla hacia arriba. En realidad como si el Cielo te tirara de un cordón invisible. Fluyendo como agua en un canal, avanzando al despliegue del kata, la secuencia completa que inicia con el desenvainado y culmina con el envainado de la katana; regresando a la posición inicial de partida. Nukitsuke, Kiritsuke, Chiburi, Noto; las cuatro fases del kata en un solo instante de eternidad.
Un aprendizaje en humildad y un corte del ego.
Iaido: “el Camino de la armonía del Ser o el Camino de la unión del espíritu”.

12347693_844839662280626_2265482808795224377_n

Iaido

#‎30díasDeEscritura‬
‪#‎Día9PrimeraVezEnamoramiento‬
La primera vez que la vi me enamoré. La reconocí en el brillo de sus ojos. Era como si hubiéramos retomado una conversación de la tarde pasada. Eramos del mismo año, aunque bromeábamos que ella era mayor; lo cual era cierto por un par de meses. Una potente conexión nos mantenía unidos y en ella nos reconocíamos. Teníamos la razonabilidad de quienes se conocen y saben que pueden confiar. Era un reencuentro. Un “hasta la vista” y aquí nos sorprendimos nuevamente.
Era la primera vez que nos encontrábamos en esta vuelta de la vida. Con nuestras sombras y nuestras cicatrices. Con dolores y memorias; con sonrisas potentes y olvidos sanos.
Fue una felicidad volver a verla.
Gracias, Hania. Por el cariño y la ternura. Por el amor.
Teníamos dieciséis.

385894_207206192698652_203897636362841_453425_1437992946_n

Primera Vez

#‎30díasDeEscritura
#‎Día10UnaOtraPublicidad‬

“Cuidado con el Temor

Gracias por dejar de consumir,
Gracias por dejar de despilfarrar,
Gracias por dejar la avaricia,
Gracias por amar más,
Gracias por cuidar de todo lo demás.
Cuidado con quedar atrapado en el temor a la vida.
Gracias.”

Ph:www.escritosenlacalle.com

img0000

El temor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s